NAVEGANDO EN UNA CONVERSACIÓN SOBRE SOSTENIBILIDAD 0 (0)

NAVEGANDO EN UNA CONVERSACIÓN SOBRE SOSTENIBILIDAD 0 (0)

NAVEGANDO EN UNA CONVERSACIÓN SOBRE SOSTENIBILIDAD 0 (0)

Share This Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Actualmente la sostenibilidad es un término altamente extendido, un apellido que se da fácilmente a servicios, productos, lugares, personas.

A pesar de ello, cuando veo un precio en un producto o evalúo la calidad, son atributos, en cierto modo más claros de captar; pero al querer entender un producto “sostenible”, me confundo fácilmente. Entender ¿qué es sostenibilidad? es un reto para el consumidor.

Por todo lo anterior, he estado construyendo mi propio diccionario para lograr navegar mejor en medio de este océano de conceptos.

“Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre”. Lord Kevlin.

 

Una de las principales bases de la comunicación de la sostenibilidad es identificar el IMPACTO.

 

El primer concepto que quiero aplicar cuando interactúo en una conversación sobre la sostenibilidad es el IMPACTO. Un impacto es un cambio (positivo o negativo) sobre alguna variable. Cuando hablamos de un producto o servicio de bajo impacto, lo primero que debemos consultar es ¿bajo impacto en qué?

Un servicio o producto que comunica de forma transparente y clara el impacto debe indicar el valor y variable sobre la que impacta, y así evitar el GREENWASHING. Cuando hablamos de IMPACTO, si no contamos con una referencia específica,  no hay claridad y se presenta la baja transparencia. No es lo mismo decir, somos una empresa de bajo impacto en el uso del agua, a decir, nuestros productos este año usan un 10% menos de agua por cada unidad producida que el año pasado. Lejos de la generalización, una comunicación transparente INDICA y MIDE el IMPACTO.

Una empresa más sostenible es RESPONSABLE

TURISMO SOSTENIBLE

Una vez hemos reconocido el impacto, es importante comunicar la RESPONSABILIDAD que demuestre el esfuerzo en el manejo de dichos IMPACTOS, describiendo las acciones para su respectiva reducción o mejora (si el impacto es positivo).

En este punto hablamos de medidas de gestión, las buenas prácticas y esfuerzos para igualmente extender los beneficios, los cuales son elementos para incluir en la comunicación de la RESPONSABILIDAD de la empresa.

Las medidas de sostenibilidad que aclama una empresa deben estar alineadas en una primera línea a los IMPACTOS que reporta. Lejos de mostrar una responsabilidad en cualquier actividad verde, como sembrar árboles, debemos entender en esta conversación si dicha RESPONSABILIDAD es proporcional a los impactos propios de la empresa.

En este punto, quiero resaltar una gran brecha, ya que existe una tendencia de proclamar responsabilidad o manejo de impactos con acciones de “moda verde”, que poco pueden ser una respuesta efectiva al impacto real de la empresa.

La COMPENSACIÓN está en la escala del impacto

Ahora bien, la COMPENSACIÓN es un término muy difundido, “compensamos nuestro impacto…”, pero ¿qué es compensar? Cuando hablamos de compensar es porque hemos definido el IMPACTO que no logramos reducir y procurar por realizar una acción equivalente que se traduzca en un beneficio proporcional al impacto generado.

Por lo anterior, las acciones de COMPENSACIÓN deberían efectuarse en la escala espacial en la que el IMPACTO se traduce. Así, al compensar la contaminación del agua o el consumo de agua, estas acciones deben efectuarse en aquellas cuencas hidrográficas o fuentes de agua impactadas.

La COMPENSACION debe, en lo posible, comunicar la intensidad del impacto y el beneficio de la misma en términos similares. El GREENWASHING se reduce, cuando logramos entender que tanto se ha compensado frente al impacto generado.

La RESTAURACIÓN una tendencia que va más allá de la compensación

Actualmente escuchamos mucho la palabra RESTAURACIÓN, como la nueva tendencia que trasciende la sostenibilidad. En este punto, es importante aclarar que las acciones restaurativas superan las BUENAS PRÁCTICAS o la COMPENSACIÓN, estas últimas están en función del IMPACTO de la empresa.

La RESTAURACIÓN incluye acciones que se proponen para ir más allá del impacto y lograr actuar sobre la recuperación, conservación y mejora de los sistemas socioculturales y naturales que dan soporte al bienestar de las comunidades, principalmente de aquellas con las que interactúa la empresa.

En cierta forma, las acciones de RESTAURACIÓN pueden no estar alineadas con los impactos de la empresa, pero si con la vulnerabilidad de su entorno. Una empresa con bajo impacto en el consumo energético, puede apuntar acciones de restauración al mejorar la eficiencia energética de las comunidades o incluir energías renovables. La reforestación, la capacitación de comunidades, entre otras son acciones de RESTAURACIÓN cuando promueven un fortalecimiento de la resiliencia del sistema local.

Las acciones de RESTAURACIÓN son una marca diferenciadora siempre y cuando, la empresa esté demostrando RESPONSABILIDAD frente a su impacto. Señalar este tipo de actividades sin demostrar un manejo del impacto, promueve el GREENWASHING en la comunicación de la sostenibilidad.

La INTEGRALIDAD es el fundamento de la sostenibilidad

Ahora, el mayor reto en una comunicación transparente es la INTEGRALIDAD, un componente que incluye comunicar el IMPACTO y RESPONSABILIDAD en los diferentes aspectos que involucra la sostenibilidad: agua, energía, residuos sólidos, biodiversidad, emisiones CO2, empleo justo, empleo equitativo, seguridad, derechos humanos, formalidad, legalidad.

Así, y esto como consumidora, se me hace difícil creer que cierto tipo de empresas se promuevan como sostenibles cuando indican un solo aspecto, e ignoramos aquellos, en los que usualmente están más asociados los impactos de esta.

La sostenibilidad no es una moda

Finalmente, nuestra invitación es propender por una comunicación de la sostenibilidad que reduzca los términos FASHION y procure por los términos EFECTIVOS, aquellos que permitan entender  claramente como los productos o servicios están maximizando su valor y reduciendo su impacto negativo.

Estamos dando  los primeros pasos, pero igualmente requerimos mayor claridad para evitar perdernos en el GREENWASHING y salirnos del camino transitado a un futuro realmente más sostenible.

0
(0)

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

More To Explore

ODS PROSPERIDAD/SDG PROSPERITY

TURISMO SOSTENIBLE E INTELIGENCIA SOSTENIBLE DE NEGOCIOS 0 (0)

La importancia de crear datos apropiados e integrarlos bajo modelos de información que capten su valor, según el objetivo, nos lleva entonces a hablar de la Inteligencia Sostenible de Negocios, que hemos definido en CONEXION2030 y que deseamos compartir.

        MARTES 31 DE MAYO

10: 00 am- 1:00 pm (GMT-5)2

TURISMO SOSTENIBLE E INTELIGENCIA SOSTENIBLE DE NEGOCIOS 0 (0)

TURISMO SOSTENIBLE E INTELIGENCIA SOSTENIBLE DE NEGOCIOS 0 (0)

TURISMO SOSTENIBLE E INTELIGENCIA SOSTENIBLE DE NEGOCIOS 0 (0)

Share This Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Hablemos un poco de la Inteligencia de Negocios, un concepto que surge alrededor de la década de los 60 hacía el intercambio de información de las organizaciones evolucionando en 1980 hacía modelos informáticos sofisticados para el manejo de datos, y que actualmente junto con opciones tecnológicas acelera y amplifica su importancia y capacidad de análisis. Así, y como lo define Tableu, “la inteligencia de negocios (BI) combina análisis de negocios, minería de datos, visualización de datos, herramientas e infraestructura de datos, y las prácticas recomendadas para ayudar a las organizaciones a tomar decisiones más basadas en los datos.”

La importancia de crear datos apropiados e integrarlos bajo modelos de información que capten su valor, según el objetivo, nos lleva entonces a hablar de la Inteligencia Sostenible de Negocios, que hemos definido en CONEXION2030 como: “El análisis de la sostenibilidad de los negocios, a partir de una estructura organizada de minería de datos, visualización de datos, herramientas e infraestructura de datos, para indicar, monitorear, evaluar, y ajustar las prácticas adecuadas que ayuden a las organizaciones a gestionar sus impactos tomando decisiones basadas en los datos.

Pero el camino a un sistema de inteligencia sostenible empresarial requiere compromisos de corto y mediano plazo, que debemos adoptar con rapidez, si deseamos realmente crear una comunicación clara y transparente con nuestros clientes y comunidades. Y por ello, deseo compartir algunos retos que cualquier organización, no importa su tamaño, puede empezar a integrar para aportar a un turismo más sostenible. En este nuevo ciclo de blogs iremos construyendo paso a paso los principales elementos para aquellas organizaciones que deseen evolucionar su inteligencia de negocios a una inteligencia de sostenibilidad.

“Hoy en día la necesidad por compensar o reducir nuestra huella ambiental es creciente, y seguramente llegaremos a un punto en el que cada producto aportará información de este tipo. Antes de la pandemia, el 40 por ciento de los desechos que recibía el Mediterráneo se generaban solo durante el verano. No podemos seguir así. Todas las campañas y los esfuerzos que se hagan para educar y evitar eso son pocas, y en eso es clave la tecnología, que debe dar un soporte vital a la sostenibilidad; la tecnología es la herramienta que me ayuda a tomar decisiones con más responsabilidad.”

(Natalia Bayona).

 

 

Empecemos con la Minería de Datos: capturemos la esencia sostenible de nuestras organizaciones

Más allá de suponer resultados, la sostenibilidad requiere un compromiso serio e inmediato de monitorear nuestros impactos, y es que a pesar de que las buenas prácticas pueden indicar aportes per se a la sostenibilidad turística, es necesario cuantificar los impactos, por mínimos que sean. Sin datos, es riesgoso comunicar la sostenibilidad organizacional o de los destinos.

Los individuos y organizaciones debemos empezar a establecer una contabilidad de nuestra huella, sistematizar, analizar y reportar nuestros consumos para que dicha información pueda ser agregada y analizada y tener un mejor escenario de la sostenibilidad de nuestros territorios.

Establecer una disciplina juiciosa de captura de datos de forma frecuente, estricta, de calidad, y apropiada, es una tarea que cualquier organización realmente comprometida con la sostenibilidad debe demostrar. Así, un cuaderno, un Excel, o hasta cualquier IoT, son mecanismos que deben integrarse y operarse para asegurar un sistema de minería básico interno.

 ¿Qué datos debería como mínimo una empresa captar para aportar a una inteligencia de sostenibilidad en sus organizaciones?

Es un gran reto, pero al menos las empresas que claman ser sostenibles deben estar cuantificando la demanda de agua, energía, combustibles, generación de residuos sólidos, estructura de compras y generación de empleo, como mínimo. ¿Una tarea difícil? sí, pero requerida.

Los datos básicos deben permitir soportar los mensajes sostenibles de la empresa. Más allá de indicar las buenas prácticas, como viajeros conscientes y responsables, también queremos conocer como esas buenas prácticas han determinado una mayor eficiencia en el uso de recursos y contribuido con el bienestar de colaboradores y comunidad. Esto requiere información cuantificable, más que la retórica usual a un Greenwashing.

¿Cómo aseguro una captura efectiva de mis datos en sostenibilidad?

Pienso que esta es una pregunta adecuada para cualquier organización. Y es que mantener la constancia, calidad y cantidad de datos requeridos para buenos análisis es un trabajo que requiere disciplina.

Primero, debemos tener en cuenta el gran valor que tiene contar con datos efectivos, ¿imagínense ir a su contador sin facturas de compras y gastos?, sin ellos no podrían optar por beneficios tributarios y podrían pagar grandes cantidades en impuestos. Consideramos que en sostenibilidad los datos aun no han captado todo el valor y beneficio, por lo cual es más fácil presentar excusas de no recogerlos adecuadamente: se me olvidó, no tengo contador de agua, se me perdieron las facturas de compra, cambié de colaborador, se equivocaron en el número… He escuchado muchas más, y esto siempre lleva a un detrimento del análisis, y sin un buen análisis no hay buenas decisiones.

Por ello, quiero compartir este mantra para que cualquier organización lo empiece a recitar y comprometerse con una captura juiciosa de sus datos de sostenibilidad:

“Buenos datos me ahorran dinero y maximizan mi capacidad de gestión”

Un sistema a la medida de mis capacidades

La forma de captura de los datos dependerá en gran medida de las dimensiones de la empresa, no importa el tamaño de la organización para asegurar que los datos permitan una lectura constante, segmentada y efectiva. Para ello, lo primero es determinar qué mecanismos de captura de datos existen según la fuente, por ejemplo, para datos de agua y energía, podemos contar con las respectivas facturas, dependiendo de que las mismas ofrezcan lecturas reales, directas y constantes (al menos mensuales), pero contar con lecturas más periódicas ayudará a mejorar el análisis. Así, la captura directa de los contadores de forma diaria, semanal, quincenal o máximo mensual, asegurará una mejor percepción de la dinámica de la operación.

A partir del tipo de mecanismo, hay que elegir quién puede hacerlo, asegurando su presencia y correcta captura, esto determinará la efectividad de dicho dato. La(s) persona(s) responsable(s) debe(n) contar con los mecanismos y conocimiento para capturar el dato, y más allá, entender la importancia del mismo, una gran sensibilidad frente a la relevancia de la tarea apoya su buen desarrollo.

Actualmente la captura de datos es más fácil, ya que existen dispositivos IoT que están en capacidad de realizar estas capturas de forma automática, pero si se encuentran fuera de nuestro rango, tomar una foto del dato de los contadores y enviarla por whatsapp al responsable de sistematizarlo es una manera tan sencilla como escribir el dato con fecha y respectivo contador en un cuaderno, lo que debemos asegurar es que el dato se capture en periodos de tiempo con frecuencia similar, y se capture de forma adecuada.

TURISMO SOSTENIBLE

Tips captura datos de contadores para energía, agua, combustibles:

  • Capacitar a quién lo haga de cómo se leen los datos de un contador, es un error más frecuente de lo usual registrarlo de forma inadecuada.
  •  
  • Si es posible captar la información por área operativa, especialmente en organizaciones con consumos muy diferenciados por cocina, habitaciones, áreas comunes…
  •  
  • Capturar en un mismo periodo de tiempo y frecuencia (recomiendo que sea entre las 12 y 2 pm ya que usualmente son las horas de check out y al menos cada lunes, cada día sería genial), lo que posibilitará contar con datos respectivos a la demanda.

 Otros registros que debemos manejar en nuestra organización

Registros de residuos sólidos son más retadores, al requerirse su clasificación y peso. Para ello, es realmente necesario contar con equipamiento: balanza, planillas registro, equipo de protección, pero sobre todo claridad de cuándo tomar dichas medidas. Un análisis en este aspecto requiere lograr entender qué tipo de residuos se genera y qué tipo de residuos se disponen, son dos componentes que requieren dos capturas diferenciadas.

La primera se enfoca en pesar los residuos generados: si es posible por área, esto podría ser viable por ejemplo al pesar los residuos antes de su disposición en los puntos de almacenamiento en las áreas operativas: limpieza de habitaciones, cocina, otras áreas, y de forma clasificada. ¿Retador? Si, mucho, pero necesario. Además de lograr pesar los residuos de forma periódica antes de ser entregados a su gestor. Estos datos nos servirán para analizar cómo estamos generando los residuos.

Ahora, cómo los estamos gestando, requiere que nuestros operadores de gestión nos ofrezcan datos de los residuos entregados, esto en caso de reciclaje, compostaje y/o residuos peligrosos. Para los residuos ordinarios podría ser un imposible, pero básicamente es obtener el dato de los residuos dispuestos en canales ordinarios. A veces, no todo lo que separamos va a canales de gestión separados, por ello los datos deben segmentarse.

Ahora, el consumo de combustibles es un tema igualmente complicado, ya que en muchos casos estos no cuentan con contadores, en general es lograr llevar el registro según la dinámica de la operación: compra, recarga, remanente. Por ejemplo, saber cuánto compramos, cuánto recargamos: plantas de energía, tanques, maquinaria; y cuánto queda en almacenaje. Así podremos monitorear de una forma más certera su uso. Los datos se pueden captar por equipo, área operativa o uso.

En temas sociales, es importante contar con perfiles desde los colaboradores hasta beneficiarios de proyectos, incluir datos de edades, género, localidades, poblaciones vulnerables, nivel educativo… ayudará a enfocar los análisis.

En casos de compras, siempre es bueno contar con un perfil de nuestro proveedor: procedencia, tamaño, si cuenta con certificación, naturaleza de la empresa… Y mantener un registro facturado y no facturado de las transacciones, logrando relacionarlas con el tipo de producto y su respectivo proveedor.

Finalmente, la responsabilidad social y empresarial nos debe dar señal de la inversión, tipo de inversión, aspectos, beneficiarios, y demás, para realmente reportar información clara y transparente.

La milla extra

Ahora, un ejercicio que invito a hacer es tomar los residuos de preparación de alimentos, esto podría ser un muestreo periódico, por ejemplo, por temporadas o algunos días en el año, en el que se pueda evaluar el peso de los residuos de alimentos según: los empaques, separar los residuos de la preparación de los residuos de lo que dejan los clientes en platos, y finalmente los residuos de alimentos dañados.

Hacer esta evaluación periódica nos facilitaría entender mejor cómo podemos aportar a la gestión sostenible de los residuos de alimentos, tema clave en el turismo sostenible.

Es un camino que apenas empieza y hay que iniciar

Hay muchos más datos: seguridad, salud, ambiente laboral, contratación. Determinar qué datos y enfocar esfuerzos en su captura, inicia con entender para que los vamos a usar y que valor tendrán. Por ello, empecemos a establecer una disciplina en aquellos datos de los aspectos que sabemos que más impactamos, iniciemos con retomar registros históricos, organizarlos, y establecer el mecanismo más apropiado para la organización que asegure una captura frecuente, de calidad y a la escala de la empresa.

0
(0)

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

More To Explore

ODS PROSPERIDAD/SDG PROSPERITY

TURISMO SOSTENIBLE E INTELIGENCIA SOSTENIBLE DE NEGOCIOS 0 (0)

La importancia de crear datos apropiados e integrarlos bajo modelos de información que capten su valor, según el objetivo, nos lleva entonces a hablar de la Inteligencia Sostenible de Negocios, que hemos definido en CONEXION2030 y que deseamos compartir.

MONITOREO: DE LOS DATOS AL CONOCIMIENTO 5 (2)

MONITOREO: DE LOS DATOS AL CONOCIMIENTO 5 (2)

MONITOREO: DE LOS DATOS AL CONOCIMIENTO 5 (2)

Share This Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Es fácil decir que somos sostenibles, si solo recurrimos a las frases llenas de verde, responsable, eco, y las llenamos de buenos actos, pareciese que hay un gran avance hacía un mundo más responsable con su entorno social, natural y cultural. Pero ¿qué pasaría si realmente fuéramos casi igual de drásticos con toda la publicidad verde cómo lo somos cuando decidimos optar por un crédito o abrir una cuenta de banco? 

No optamos por un banco o crédito solo por lo que nos venden en sus slogan o sonrisas de portada. ¡Claro que no! Realizamos un profundo análisis de los intereses, plazos, costos, condiciones de cobro, etc. No creo que logremos estar tan cerca, ni debamos, en cuánto a nuestra relación con la sostenibilidad, pero si debiéramos optar por un camino para acercarnos a un entendimiento más cuantificable y a un análisis más integral, que logre extraer de una forma más clara y efectiva por qué nos decimos más sostenibles.


Puntos claves de la inteligencia de datos en la sostenibilidad

Esto no es tarea fácil, pero deseo compartir un poco del trabajo que vengo desarrollando para aportar al fortalecimiento del monitoreo y comunicación de la sostenibilidad, considerando que es el siguiente paso para dar en el camino que nos une acá, optar por un turismo más sostenible:

  1. – La sostenibilidad no es calidad, es decir no puede ser plenamente definida por el cliente, la sostenibilidad debe estar principalmente determinada por lo que necesita el territorio, en las diferentes escalas espaciales y temporales en la que cada aspecto evaluado se relaciona. Por ello, más allá de ser una tendencia del mercado, debe ser un requerimiento de los destinos donde nos anclamos. Son los destinos quiénes deben orientar cómo ser más sostenible, y por destino me refiero a las relaciones biológicas, socioculturales y económicas que se entretejen en sus territorios.
  2.  
  3. – Necesitamos una línea base conscientemente analizada, no partimos de evaluar año tras año, o del momento disponible, sin una línea base sobre la cual analicemos los avances y establezcamos metas, estamos haciendo que el perro se persiga la cola, si no contamos con un punto de partida, será muy difícil lograr entender nuestro avance a un punto de llegada.
  4.  
  5. – El monitoreo requiere datos serios, no podemos establecer un monitoreo con datos esporádicos, tomados de “cuándo se puede hacer”, se requiere de la disciplina, constancia, frecuencia, calidad, escala que de acuerdo al aspecto a evaluar determine.
  6.  
  7. – Los datos se vuelven información, los datos solo sirven si entendemos que aspectos específicos debemos evaluar en la empresa, establecer los impactos y las variables de dichos impactos es tan importante como la recolección de datos, por ello, contar con un marco de referencia frente a la información es un proceso metodológico y estratégico, si deseamos que los datos nos suministren respuestas, debemos contar con las preguntas más apropiadas. 
  8.  
  9. – La información se vuelve conocimiento, no sirve de nada contar con grandes reportes, estructurados y constantes, si esta información no trasciende en la toma de decisiones, por ello, también es necesario, después de un proceso consciente de la necesidad de la sostenibilidad de la organización, establecer un proceso de arriba hacía debajo de la cadena de mando, para reconocer que preguntas quieren responderse frente a la sostenibilidad, y lograr orientar la recolección de información y análisis hacía sus respuestas.


Más allá de datos, proponemos información

  1.  
  2. La inteligencia de datos es requerida, la sostenibilidad es una necesidad vital en el desarrollo de los destinos, sin información clara, efectiva, contextualizada, será difícil navegar efectivamente hacía las respuestas correctas. Por otro lado, es necesario involucrar a todo el sector en procesos de información, para contar con una mejor radiografía de su dinámica, eso, si deseamos entender más apropiadamente el comportamiento de los destinos frente a la sostenibilidad turística.
  3.  
  4. Por último, la sostenibilidad es compleja, es de largo plazo y multidimensional, requerimos avances continuos, y sobre todo información en todos los aspectos sociales, económicos, culturales y ambientales que lo requieran. La inteligencia de datos puede facilitar el reconocimiento de alternativas viables para fortalecer la sostenibilidad turística, pero debemos desarrollar nuestra capacidad como empresas y organizaciones de captar datos efectivos y crear un mejor marco de análisis que oriente la recolección de datos, su entendimiento y logre transformar la toma de decisiones. Esta es la labor de la inteligencia de datos en sostenibilidad que deseo compartir con ustedes, así que continúen participando en este camino, dejen sus preguntas y no olviden estar actualizados de nuestro calendario de actividades para cocrear juntos un turismo más sostenible.
5
(2)

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

More To Explore

ODS PROSPERIDAD/SDG PROSPERITY

TURISMO SOSTENIBLE E INTELIGENCIA SOSTENIBLE DE NEGOCIOS 0 (0)

La importancia de crear datos apropiados e integrarlos bajo modelos de información que capten su valor, según el objetivo, nos lleva entonces a hablar de la Inteligencia Sostenible de Negocios, que hemos definido en CONEXION2030 y que deseamos compartir.

CRECER, EL RETO EN EL DESARROLLO SOSTENIBLE 0 (0)

CRECER, EL RETO EN EL DESARROLLO SOSTENIBLE 0 (0)

CRECER, EL RETO EN EL DESARROLLO SOSTENIBLE 0 (0)

Share This Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

CRECER, el reto de las economías, el crecimiento económico ha sido el objetivo del desarrollo de las naciones. CRECER es la meta de éxito de empresas y naciones. Pero ¿qué es crecer? El crecimiento, medido de acuerdo a la naturaleza de cada empresa o nación, está representada principalmente por el aumento de clientes, usuarios que representen mayores ingresos netos (sector privado) o por un incremento del PIB (estado). Así, las medidas de crecimiento han sido usualmente evaluadas a partir de esta perspectiva que está comúnmente asociada al consumo, mayor número de clientes, mayor “productividad”, más turistas, representan un aumento del consumo de bienes y servicios, que se abastecen sobre la plataforma social, cultural y ecológica de los territorios.

En un mundo que tiene un gran reto para crear economías azules, verdes, sostenibles… el desarrollo enfrenta un gran paradigma: ¿cómo crecer sin consumir más allá de la capacidad de abastecimiento de nuestra plataforma territorial cada vez más fragmentada, erosionada, reducida y limitada?

Y es que en un mundo tan desigual como el nuestro, pareciera que el crecimiento es necesario. De acuerdo a OXFAM[1]  El 99% de la población mundial posee menos riqueza que el 1% más pudiente de la población del planeta, mientras 3.600 millones de personas en el mundo poseían, en 2015, igual riqueza que 62 personas ricas.

El tema de crecimiento en el mundo es un reto, no solo para la conservación y restauración de nuestra plataforma ecológica, sino para transferir un desarrollo equitativo a la población mundial. Por ello me surge la siguiente pregunta:

¿Cómo integrar la necesidad de crecer, la cual llevará a una mayor productividad y aumento del consumo, con procesos de conservación y restauración requeridos para la recuperación de nuestro planeta en un mundo inequitativo?

Y es que este reto no es lejano al turismo, y desde este sector deseo ofrecer mis perspectivas (acertadas o no) sobre el camino que estamos siguiendo y los desafíos cada vez más difíciles que confronta a la industria de viajes.

El primer desafío que reconozco como consultora de sostenibilidad en el sector en Colombia, es tener una nueva perspectiva de EVALUACIÓN del sector. Debemos redefinir la medición del desarrollo y éxito del sector más allá de indicadores de crecimiento basados en el número de turistas o aumento de ingresos; sin incluir otras variables que deben completar la ecuación para valorar más acertadamente la sostenibilidad del sector. Sin ello, no podremos valorar integralmente el impacto del sector en el desarrollo de los territorios, esto, entendiendo sostenibilidad más allá de la dimensión ambiental y comprendiendo además dimensiones sociales, culturales y económicas.

El turismo, se ha presentado como un sector de gran aporte al desarrollo, al presentar un alto crecimiento, tan solo la OMT[2] ha expresado que:

“En 2019 se registraron 1.500 millones de llegadas de turistas internacionales en el mundo. Se espera que este incremento del 4% con respecto al año anterior se repita en el 2020, lo que confirma la posición del turismo como un sector económico pujante y resistente, especialmente teniendo en cuenta las actuales incertidumbres. Precisamente por eso, es necesario gestionar el crecimiento con responsabilidad y aprovechar de la mejor manera posible las oportunidades que el turismo puede ofrecer a las comunidades de todo el mundo.”

Entonces, ¿cómo sabemos si el crecimiento del turismo es RESPONSABLE? ¿Qué indicadores y medidas nos permitirá trazar y monitorear la responsabilidad en el crecimiento, más allá de tasas de crecimiento de llegadas internacionales o de turistas y de la retórica de la sostenibilidad?

Uno de los principales impactos que debemos reconocer en el turismo, más allá de la generación de residuos o de incremento de emisiones de CO2, está en el aumento del costo de vida de destinos que se hacen famosos. Y aquí deseo hacer mi primera parada en esta reflexión.

Destinos emergentes, tienen un gran interés en captar un segmento turístico de países con economías más desarrolladas, y turistas de estos países, se pueden ver cada vez más atraídos por economías emergentes, especialmente por las ventajas que pueden haber en el cambio de la moneda, ya que el dinero, de forma simple, rinde más. Pero el efecto residual, de corto plazo, en estos destinos es un aumento del costo de vida.

A Rodrigo Azambuja le echan de casa como a media Lisboa. Pagaba, y bien, su alquiler mensual en un edificio del Chiado. Se lo veía venir, pues la mayoría de las casas vecinales ya habían sido vendidas en bloque para convertirlas en hotelitos y apartamentos de alojamiento local. El Airbnb, el alquiler de habitaciones, arrasa en las principales ciudades de Portugal y en la costa del Algarve. Imposible luchar contra la ola, Azambuja se montó en ella.[3]

Portugal ha sido el primer ejemplo de la recuperación económica europea. El desempleo ha disminuido a la mitad. Las exportaciones están en su apogeo. Los inversionistas extranjeros han inundado Lisboa. El país incluso ofrece a los compradores de propiedades valuadas en 500.000 euros o más la oportunidad de obtener una “visa dorada” para quedarse a vivir ahí.Sin embargo, el salario mensual promedio aún es de cerca de 850 euros. La liberación del mercado, combinada con un enorme influjo de divisas, ha ayudado a elevar el precio de los inmuebles en el centro de Lisboa un 30 por ciento en dos años.[4]

Solo durante 2018, los alquileres se encarecieron un 20 % en Oporto; aquí la renta mensual por un apartamento de una habitación en el centro ronda los 800 euros, doscientos euros superior al salario mínimo luso e inasumible para la mayoría de la población.[5]

El aumento de costos de vida creciente por el turismo, puede ser desproporcional al aumento de ingresos. Por ejemplo, podemos revisar los indicadores que ofrece CITUR en Colombia, en el cual la mediana de los ingresos de los ocupados en actividades relacionadas con el turismo para el 2017 no superaba el salario mínimo[6]. Queriendo revisar más a fondo estas cifras para un análisis más completo, se hace difícil, ya que los datos recogidos en ingresos son poco claros o están incompletos. Aún existe poca información disponible y clara para evaluar como la generación de empleo asociada al sector está respondiendo a un mejor ingreso. En una revisión que realicé de varios reportes de sostenibilidad a nivel mundial, traté de identificar igualmente las medias de ingresos de empresas hoteleras reportadas en sus informes corporativos. En este punto cabe mencionar, que igualmente no era un dato comúnmente reportado, y que en una evaluación preliminar, existen aún inequidades de ingresos por género, y el turismo puede, sin tener evidencias contundentes, pero deseando poner la pregunta en la mesa, ser un alto empleador a un costo bajo.

Entonces, ¿cuáles son los retos en este aspecto?

Primero, integrar en la medición del CRECIMIENTO RESPONSABLE, no solo la generación de empleo en el sector, sino además, que tipos de empleos (permanentes, periódicos, temporales, fijos…), la media salarial de acuerdo a niveles de ocupación, cargos y géneros, pero también evaluar, como el incremento del costo de vida de los destinos está siendo proporcional al incremento de los ingresos de la comunidad local.  

Adicionalmente, y desde mi perspectiva personal, especialmente para el contexto colombiano, es necesario reevaluar los incentivos establecidos a los viajeros. Destinos ya saturados, han visto necesario crear nuevamente tasas turísticas especiales para solventar los costos que generan mayores mercados turísticos, el documento “Las Cargas Invisibles del Turismo” de TravelFoundation[7] presenta un análisis interesante sobre los costos no incluidos del manejo de los destinos. Usualmente, la reducción de impuestos, cargos, y una gran informalidad en la oferta turística, desbalancea la capacidad de las administraciones públicas de manejar los destinos, así, los costos aumentados de mayores flujos turísticos, pueden recaer en un aumento de impuestos y costo de vida de habitantes locales, que por un lado se desplazan de destinos turísticos, y por el otro no ven una retribución económica aumentada en dicho sector.

Por ejemplo, en destinos naturales, el turismo puede mejorar la empleabilidad y los ingresos, pero sin establecer una oferta integral, que incluya en su costeo la administración de la infraestructura común y de los procesos de conservación, serán costos que posteriormente deben ser solventados por las comunidades locales, y demandarán mayores capacidades instaladas en el sistema local para proteger y/o suministrar servicios de calidad. En este punto, se deben proyectar los costos crecientes de infraestructura NO TURÍSTICA (saneamiento, educación, vías, control), los cuales irán en aumento con la llegada de turistas, el aumento de planta turística y de población que seguramente migrará por la búsqueda de empleo, pero que también estará asociada a la mejora de calidad de vida de los habitantes, usualmente estos costos no son incluidos y los precios de la oferta turística se sostiene sobre un costo de vida presente, que puede ser menor por la carencia de infraestructura o de servicios de calidad y ausencia de institucionalidad de apoyo.

Así, es necesario evaluar en un CRECIMIENTO RESPONSABLE del turismo, los sobrecostos por el manejo de los destinos, incluyendo las acciones de monitoreo y control requeridos para evaluar y asegurar una mejor sostenibilidad de los mismos, transfiriendo de forma creativa, innovadora y justa estos costos a empresas y turistas, eso si, asegurándose que los mismos representarán una valorización de la experiencia en el destino tanto para turistas, como para la comunidad anfitriona.

Siguiendo en esta reflexión, paso a las dimensiones ambientales, en las cuales, especialmente en Colombia, que resaltamos al turismo como el nuevo petróleo, podemos estar repitiendo los errores de desarrollo enfocado en un crecimiento sin calidad ni sostenibilidad. El aumento de turistas, vuelos internacionales y nacionales, la apertura de nuevos destinos, como señales de éxito del sector, contrastan con otras indicaciones de que aún estamos en una ruta por ajustar. Según una investigación del Instituto de Estudios Ambientales la U. Nacional. “Pérdida de bosque, contaminación de agua, alteración de las tradiciones locales y expansión urbana son algunos de impactos que ha generado el ecoturismo en unas zonas protegidas”.[8]

No quiero decir que el turismo no es una alternativa de desarrollo, creo que si lo es, lo que cuestiono es el realce dado al mismo, sin una evaluación integral de todos los aspectos de sostenibilidad, para determinar su CRECIMIENTO RESPONSABLE y evaluarlo bajo los mismos criterios de desarrollo tradicional que han demostrado ya no ser efectivos.

Por ello, otro reto para economías emergentes que ven en el turismo una oportunidad de desarrollo, se encuentra en el desafío de generar una oferta óptima para la ola cada vez más creciente de viajeros contra el transporte aéreo. Para el punto anterior, los principales retos se encuentran en movilidad y RESTAURACIÓN. Así, la oferta turística de destinos emergentes deben asegurar una mayor movilidad a través de sistemas de transporte más amigables, aún me sorprende que San Andrés y Providencia no aprovechen la energía solar para soportar su oferta automotora turística, acá hay márgenes de mejora para destinos costeros donde se deben fortalecer las fuentes de energía alternativas, especialmente en el transporte, y frente a una competencia potencial en la que turistas de mercados desarrollados estarán buscando una reducción de su huella de carbono.

Igualmente, es necesario fortalecer la capacidad de evaluar la oferta basados en los procesos de conservación y RESTAURACIÓN, a través del ecoturismo, y evitar el uso del adjetivo eco, bio, verde, sin evidencias y conceptos claros de su contribución a la protección de la plataforma natural y cultural de los destinos y sin un monitoreo real de los impactos. Es necesario, que el sector empiece a mejorar su sistema estadístico y de información, por ejemplo en Colombia, la plataforma CITUR, que puede incluir mejores indicadores para evaluar de forma integral la sostenibilidad del sector, no solo de las empresas con certificaciones, sino de cómo el sector está consumiendo agua, energía, generando residuos, generando empleo digno, contribuyendo a la conservación y protección de recursos naturales y culturales locales, entre todas las otras dimensiones y variables que debemos acordar para definir CRECIMIENTO RESPONSABLE del turismo, y empezar a hablar con datos y no solo con retórica, para presentar evidencias más contundentes de que el turismo no es el nuevo petróleo de Colombia.

En conclusión, requerimos definir como medimos el éxito del crecimiento, y empezar a tener acuerdos y análisis sobre el monitoreo de la RESPONSABILIDAD del mismo, para dirigirnos a un camino en el que el crecimiento del consumo sea proporcional a la capacidad y recuperación de nuestros ecosistemas, pero que además podamos evaluar que dicho crecimiento está siendo distribuido de forma equitativa en nuestra sociedad.

[1] https://blog.oxfamintermon.org/desigualdad-economica-en-el-mundo-consecuencias-y-mucho-por-hacer/

[2] https://www.unwto.org/es/el-turismo-mundial-consolida-su-crecimiento-en-2019

[3] https://elpais.com/internacional/2019/05/18/actualidad/1558131754_377156.html

[4] https://www.nytimes.com/es/2018/05/25/espanol/lisboa-portugal-economia-vivienda.html

[5] https://www.lavanguardia.com/vida/20190117/454179441459/los-turistas-ahogan-a-oporto.html

[6] http://www.citur.gov.co/estadisticas/df_ingre_laboral_turis/all/44

[7] https://www.thetravelfoundation.org.uk/invisible-burden/

[8] https://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/los-impactos-que-ha-dejado-el-ecoturismo-en-algunos-parques-naturales-de-colombia-articulo-894164

[9] https://www.adventuretravelnews.com/theres-a-backlash-against-flying-is-the-adventure-travel-industry-ready-for-its-impact

0
(0)

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

More To Explore

ODS PROSPERIDAD/SDG PROSPERITY

TURISMO SOSTENIBLE E INTELIGENCIA SOSTENIBLE DE NEGOCIOS 0 (0)

La importancia de crear datos apropiados e integrarlos bajo modelos de información que capten su valor, según el objetivo, nos lleva entonces a hablar de la Inteligencia Sostenible de Negocios, que hemos definido en CONEXION2030 y que deseamos compartir.

Translate »

Pin It on Pinterest